¿Puede un «mal viaje» tener también beneficios?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Reddit

La mayoría de la gente preferiría no hablar nunca de un «mal viaje». Eso también tiene sentido, normalmente ocultamos las cosas que no van bien y sólo hablamos de nuestros éxitos y triunfos. Pero por muy molesto que pueda resultar un mal viaje, en él se esconden lecciones que pueden ser de gran utilidad en tu vida diaria. Por eso en este blog leerás sobre los posibles beneficios de un mal viaje.

¿Tiene ventajas tener un mal viaje?

Los que van de viaje con una droga psicodélica, como las setas mágicas, las trufas o los cactus de mescalina, esperan naturalmente un viaje maravilloso, eufórico o mágico. Lo más probable es que tú también recibas una. Pero, por supuesto, siempre hay una (pequeña) posibilidad de que su experiencia sea menos agradable. En ese caso, hablamos de un mal viaje.

Es más probable que tengas un viaje desagradable si consumes sustancias que alteran la mente con más frecuencia. Pero cuando se es sensato y se presta mucha atención a la dosis, la configuración y el ajuste correctos, el viaje suele ser seguro y la experiencia también agradable. Pero supongamos que acabas en un mal viaje. Es como perder el control, te sientes ansioso y desesperado. Pueden aflorar recuerdos desagradables y las alucinaciones son espeluznantes y escalofriantes. ¿De verdad puede ser que un viaje así traiga algo bueno?

Como ya se ha dicho, los malos viajes suelen ser algo de lo que preferimos no hablar. No obstante, el consumo de psicodélicos se está generalizando y también hay personas que hablan con franqueza de sus experiencias negativas. El resultado es una imagen un poco más matizada. Parece que también puede haber beneficios en un mal viaje.

Aterrador pero también instructivo

Un viaje que no sale según lo previsto suele ser aterrador o incómodo. Por supuesto, puedes decir: esto no es lo que quiero, no quiero tener nada que ver con esto y, en cuanto se acaba, empujo la experiencia al rincón más oscuro de mi cerebro para no tener que volver a mirarla nunca más. Pero recuerda que los retos son una forma de aprender algo sobre ti mismo y te permiten descubrir tus propios puntos fuertes.

A menudo calificamos una experiencia de desagradable o mala porque nos duele o nos hace sentir tristes o incómodos. Pero llamar a algo bueno o malo es en realidad arbitrario. Es un montón de etiquetas, que también se pueden restar a la experiencia. Normalmente, un acontecimiento difícil puede enseñarte mucho. Por ejemplo, imagínese que se pierde durante unas vacaciones en la montaña. Primero te entra el pánico, tu móvil no tiene cobertura y te estás quedando sin agua. Pero entonces descubres un nuevo camino, pides ayuda a un viejo granjero en un italiano imperfecto, y cuando vuelves a la civilización, te sientes cansado pero también orgulloso de ti mismo.

Eso también fue aterrador, pero aprendiste mucho sobre ti mismo. Has descubierto que tienes perseverancia, que eres más fuerte de lo que pensabas y también ingenioso. Puede ocurrir lo mismo con un mal viaje. Primero debes atravesar zonas oscuras y turbias para aprender sabias lecciones sobre ti mismo. Un mal viaje puede enfrentarte a tus propios miedos o a otras emociones difíciles. Se ve obligado a enfrentarse a ciertos problemas, como los miedos y los aspectos indeseables de su personalidad. Tómate tu tiempo para analizar el viaje y ver qué joyas de sabiduría se esconden en él. Si puedes integrarlas en tu vida, saldrás del otro lado del viaje más fuerte, más sabio y con más experiencia.

Las caras incomprendidas de un mal viaje

Los usuarios experimentados saben que siempre hay una pequeña posibilidad de que se produzca un tropiezo desagradable. Esto deja claro que, después de todo, la incomodidad forma parte del viaje cosmonáutico. Esto también se debe a que hay que soltar el control. Tropezar significa automáticamente salir de tu zona de confort habitual. Eso ofrece desafíos.

Pero pasas por un mal viaje por una razón. En realidad, son un fenómeno mal entendido y mal interpretado. Y es una pena, porque mucha gente tiene tanto miedo a un viaje desagradable que no se atreve a consumir una droga psicoactiva. Y así, aunque también hay beneficios de un mal viaje. Desde luego, no estamos diciendo que debas buscar estas experiencias, pero resulta que tienes una, intenta ver que un viaje tan difícil puede conducir a la curación mental e incluso física.

Pero fíjate siempre en lo que tú mismo necesitas. A algunas personas les gusta retirarse a un lugar tranquilo durante un viaje desagradable. También puede ser que simplemente sientas la necesidad de estar con otra persona y hablar un rato (un buen amigo o una persona que te cuide durante el viaje). Esa persona puede ayudarte a calmarte de nuevo y tranquilizarte. Tómate tu tiempo para repasar la experiencia después del viaje y ver qué te ha contado. Seguro que sacas importantes lecciones de ello.

Social Share

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Reddit

Helaas u dient 18 jaar of ouder te zijn om deze website te mogen bezoeken.

Válido del 20 de mayo al 27 de mayo.

¡Ahorra en tu compra hoy mismo!

10%
OFF

Utiliza el código que aparece a continuación al realizar el pago para obtener un 10% de descuento en tu pedido.

Lamentablemente, debe tener 18 años o más para visitar este sitio web.

Para visitar este sitio web, debe ser mayor de 18 años.

¿Tiene 18 años o más?

Lamentablemente, debe tener 18 años o más para visitar este sitio web.