BLACK FRIDAY SALE USE CODE > SALE10

BLACK FRIDAY SALE USE CODE > SALE10

El misterioso vínculo entre las emociones y la música

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Reddit
La chica escucha música con auriculares. Una mujer está meditando. Concepto de estilo de vida, música

¿Qué misteriosas conexiones existen entre la emoción y la música?

A casi todo el mundo le gusta la música. Te hace algo. Algunos lo llaman lenguaje universal, otros puerta del alma. La música es una forma de expresarnos, podemos contar una historia con ella. La música nos conmueve y, por tanto, afecta a nuestras emociones. Pero, ¿qué es exactamente lo que nos hace la música? En este blog, nos sumergimos en el misterio de la música y cómo afecta a nuestras emociones.

La música nos pone en movimiento

Para muchas personas, la música es importante. Buscamos una canción que se adapte a nuestro estado de ánimo, que nos haga felices o nos emocione. La música puede conectarnos de un modo que el lenguaje no siempre consigue. Quizá tú también conozcas esa sensación, cuando conoces a alguien a quien le gusta la misma música que a ti. Entonces ya tienes un vínculo. Pero, ¿por qué la música nos toca de esa manera, afecta a nuestras emociones? ¿Qué elementos intervienen en ello?

Para responder a esta pregunta, debemos examinar más de cerca nuestras emociones. La palabra emoción viene de emovere, que significa conmover. Y también podemos «emocionarnos» con la música. Si queremos describir este movimiento interior, podemos utilizar palabras como alegría, amor y tristeza.

Si miramos este fenómeno con ojo científico, las emociones están causadas por sustancias químicas, en respuesta a un desencadenante concreto. Suelen pasar unos segundos entre que escuchamos unos sonidos, que nuestro cerebro interpreta como música, antes de que se despierte una emoción. Entonces tomamos conciencia de ello. Como resultado, puede afectar a nuestros pensamientos y comportamiento. La música también puede desencadenar recuerdos. Están pasando muchas cosas. No es de extrañar que a menudo nos resulte difícil describir lo que sentimos cuando escuchamos música.

Mujer bailando al ritmo de la música en la costa del mar, vista trasera, bailarines en el festival de música de arte al aire libre rendimiento

El misterio de la música reside en la previsibilidad

Así que la pregunta es qué ocurre en esos pocos segundos, cuando nuestro cerebro escucha música. Principalmente tiene que ver con la tendencia de nuestro cerebro a encontrar estructuras. Intenta encontrar un sentido y un orden y, al hacerlo, crea un significado totalmente nuevo. Normalmente, o te gusta la música o no te gusta nada. Si te gusta la música, es por tu capacidad para reconocer y procesar la estructura subyacente.

Además, tu cerebro quiere ser capaz de predecir lo que ocurrirá a continuación en la canción. Por eso, que apreciemos la música también tiene mucho que ver con nuestras expectativas. Y cuanto más escuchamos música, más entrenamos nuestra memoria musical. Lo que sabemos afecta a lo que oímos. Las investigaciones demuestran que estas expectativas activan el sistema de recompensa en el cerebro. Como resultado, una persona que escucha música experimenta un clímax musical.

Especialmente cuando escuchamos música que realmente nos gusta, el cerebro libera dopamina. Y la dopamina es una sustancia química mensajera que nos hace sentir bien. Está claro, pues, que la música y las emociones están inextricablemente unidas.

Ilustración 3d. Modelo de molécula de serotonina, la hormona de la felicidad

Música, emociones y recuerdos

El lenguaje y la música tienen similitudes, pero la música se procesa en la parte más primitiva del cerebro. Pero resulta que, en realidad, la música activa muchas partes diferentes del cerebro, incluido el sistema límbico. Interviene en las emociones, el aprendizaje, la memoria y la motivación. Por eso, la memoria también desempeña un papel importante a la hora de disfrutar de la música. Cuando una pieza musical activa la memoria, los recuerdos vuelven muy vívidos.

Así que disfrutar de la música abarca muchas facetas diferentes: la previsibilidad de la pieza musical, que te toca emocionalmente y el aumento de dopamina provoca reacciones físicas. Tu temperatura corporal sube, tu ritmo cardíaco se acelera y tienes ganas de moverte. Pero el placer supremo llega cuando se produce tanta dopamina que produce un cosquilleo en todo el cuerpo. Te da «escalofríos», o escalofríos.

Curiosamente, estos niveles de dopamina alcanzan su máximo incluso antes del momento especial de la canción. Eso es porque a tu cerebro le encanta predecir. Se trata de un hábito del cerebro que tiene beneficios evolutivos. Puede ayudarte a sobrevivir, proporcionándote así esa sensación de recompensa.

Estas sensaciones también estimulan el sistema de motivación. Cuando disfrutamos de la música, nos sentimos bien y queremos escucharla más a menudo. En realidad es un poco como una droga. Las investigaciones también demuestran que la música afecta a nuestro cerebro del mismo modo que el juego, el chocolate y el sexo. Y eso no es tan sorprendente.

Melodía y música

Música y sustancias psicoactivas

Ver la música como una droga: dado que se puede obtener una especie de subidón de la buena música, no es una propuesta tan descabellada. Y por eso, la música también va bien con las drogas que alteran la mente. Los consumidores de cannabis, LSD u hongos mágicos afirman que se sienten más creativos y pueden experimentar la música con mucha más intensidad. Estos fármacos también mejoran sus sentidos, como el oído, permitiéndole escuchar su música favorita incluso mejor o de forma diferente.

Además, la música y las drogas pueden reforzarse mutuamente. Ambos afectan al cerebro. La música estimula el cerebro, que procesa estímulos complicados (ritmo, armonía, tono). Y las drogas también pueden estimular el cerebro al mismo tiempo, afectando a las emociones y la memoria. Por eso, escuchar música mientras se está colocado o drogado puede tener efectos muy especiales, inspiradores y creativos.

¿Es usted un verdadero melómano? Quién sabe lo que podrías experimentar si consumes una sustancia que altera la mente cuando haces o escuchas música. Prueba las setas mágicas (si no tienes experiencia, elige una seta adecuada para principiantes) o el cannabis. Quién sabe, quizá descubra nuevas dimensiones en músicas que le son familiares.

Escalofríos experimentados a través de la música

Por cierto, ¿sabía que no todo el mundo siente escalofríos cuando escucha buena música? Sólo el 50% de la gente conoce este fenómeno. Una investigación de la Universidad del Sur de California demuestra que los cerebros de las personas que sienten escalofríos con la música son estructuralmente diferentes. También parece que las personas más abiertas a nuevas experiencias y las que tienen mucha formación musical son más propensas a tener fuertes respuestas emocionales ante la música. De todos modos, la música es muy importante para mucha gente. Disfrutar de la música puede contribuir mucho a tu bienestar. Tanto si consumes drogas en combinación con la música como si no, sobre todo, sigue disfrutando de ella.

Social Share

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Reddit

Este sitio web utiliza cookies para asegurar que usted tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.